EL HOMBRE FOTOCOPIADO

3

.

El hombre fotocopiado es un grandísimo entusiasta, entra en el edificio y se mimetiza con la institución que le acoge. El hombre fotocopiado dejó su inconformidad en un lugar de la mesita de noche y se niega a buscar la llave. No está claro si en algún momento de su vida anterior decidió convertirse en esa cosa eficaz y robótica que es hoy o si una vez dentro de la institución los engranajes máquina-persona encajaron empujándolo a la indolencia de su vida actual.

.

El hombre fotocopiado es capaz de justificar de acuerdo con las bases el logro de los objetivos, de invitar a todos a café, de responder a las expectativas, de publicar artículos en revistas indexadas, de agradar a todos, de habitar como el aire por los pasillos, de aumentar su productividad según los criterios de la agencia de evaluación, de lograr estar en todas las listas de admitidos, de comprar a buen precio muslos y sobremuslos de impacto, de conocer la fórmula para elaborar informes administrativos sin quejarse.

.

El hombre fotocopiado tiene varias copias de sí mismo y nunca está en crisis. El hombre fotocopiado nunca se cansa. (…) Hace tiempo que el hombre fotocopiado abandonó ética y principios por modernas camisetas y gafas que le hacen parecer lo que todos esperan de un asesor, un investigador, de un académico, de un profesor, de un científico, de un researcher del siglo XXI.

.

(…)

El hombre fotocopiado evalúa el trabajo de otros y es evaluado por otros, adaptándose camaleónicamente a lo que cada revista o institución espera de él. El hombre fotocopiado ha asegurado ser un biólogo molecular, un humanista de prestigio, un ingeniero reputado, un sociólogo, un hombre y una mujer.

.

(…)

El hombre fotocopiado cita en francés, inglés y alemán, y resulta imposible no creerle. Se ha hecho jefe de exposiciones del museo de arte contemporáneo, donde contrata a activistas que rentabiliza en portadas y activismo de salón. Un vez que los agota, los apaga y los tira a la papelera.

.

El hombre fotocopiado siempre apoya a sus amigos diciendo que son los mejores, que es mera casualidad. Elabora las bases de su propio concurso y tacha a todos los que se presentan. Así prospera y en breve el hombre fotocopiado será el jefe de todo esto, y quizá entonces el edificio se convierta en una gigantesca impresora, de la que saldrán pequeños seres fotocopiados como él. Él, que no se reproduce ni resucita, él, que copia y copia mundo cambiando disfraces, sin disentir, sin cuestionar, sin rebelarse, sin imaginar, sin generar error o conflicto en la maquina que habita. Se quitará la corbata y pintará el edificio afirmando haber hecho mucho por la institución, que lucirá distinta siendo un igual “lo mismo”.

.

EL ENTUSIASMO.
Precariedad y trabajo creativo en la era digital.
Remedio Zafra.

http://www.remedioszafra.net/

FacebookTwitterLinked InYouTubeVimeo